Estrellas rojas salpicadas en tu cara.

Veo el resplandor de aquella luz tan blanca, tan fuerte, ¿es el sol? Y mi pelo rizo que ahora cae en el triste pasto. ¡Cuántas flores! Y el cielo más azul que nunca, veo esa nube, empiezo a recordar… Justo debajo de aquella nube (¿acaso está más oscura?) guardas mi conciencia. Aquella que no puede gritar, es mas ni habla. No llora porque no ha entendido el dolor y no ríe porque ya, a su locura no le quedan ganas. Miro el triste pasto, ¿de dónde han salido tantas flores marchitas? Levanto la mirada, ¡oh, cuantas estrellas rojas llevas salpicadas en la cara! Algo brilla entre tus manos y tus penas se alejan cuando la lluvia alegre y misteriosa limpia la sangre de la zanja.

Yo, escuchaba el salpicar del espeso rojo convirtiéndose en rio y tú  parado  al final del sendero, con una sonrisa inútil y varias flores marchitas. De pronto se quiebra el ritmo y de la nube sale un rayo que fue a parar en tu alma, mientras la mía daba su último respiro. Mi conciencia gritó, lloró, río. Mi conciencia murió.

Anuncios
Sin categoría

4 comentarios en “Estrellas rojas salpicadas en tu cara.

  1. WOW (punto)
    podria dejarlo ahi, pero faltaria agregar k esta bnisimo!!!!!!
    WOW (una vez mas)
    no se que decir… me gusto muchisimo… sigue escribiendo…
    me gusta como haces que un evento circunstancial y natural se convierta en algo casi magico!… (sin el casi :P)

  2. “No llora porque no ha entendido el dolor y no ríe porque ya ha su locura no le quedan ganass..” simplemente me encanta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s