(sonrisa)

Indicios. Eran pocos, o muchos pero invisibles. La cosa es que a veces nos da con estar ciegos. Te juro que siempre he esperado algo. Ok, no me gusta jurar, pero te aseguro que de esperar siempre lo he hecho. Me atrevo a confesar que  había unas cuantas paredes que derrumbar en mi interior. Paréntesis: Te observo. Cierra paréntesis.

En una que otra situación, la vida cambiante nos manda pequeñas señales de humo, de risas, de abrazos, de almuerzos, de lo que sea. Si queremos ignorarlas o no, eso depende de nosotros. Lo que de verdad ocurre es que todo toma su curso. ¿No te parece curiosa nuestra constante presencia? Paréntesis: “Allá voy”. Cierra paréntesis.

Un segundo, un minuto, una hora, un día, dos días, tres días… Quedé sorda con el bullicio de la gente, mi risa se sumaba al ruido, tu voz se acomodaba en mi oído. Paréntesis: Y te cautivé. Cierra paréntesis.

Demasiadas asignaciones que completar, pasan las semanas que refuerzan la rutina. Tú te escabulliste y te paraste en el mismo medio de mi horario. Entre las sombras de los árboles, entre las letras de  las páginas y sobre todo como un eco que retumbaba los edificios, que decía mi nombre.  Paréntesis: Se nos antoja algo. Cierra paréntesis.

Rebusco y lo encuentro. Parecen mentiras esas palabras que suavemente pronuncias. Ya no espero nada, solo el nuevo día para mirar como caminas hacia mí. Para ver como suspiro. Paréntesis: Te extraño. Cierra paréntesis.

Deseo, fragilidad, necesidad, antojo, suavidad…¿ya me entiendes? De seguro que sí. Se nos detuvo el tiempo y aumentaron las ansias. No me importa cuando debía ser feliz porque esto me llenó el alma, redujo la espera, empezó la persecución de más y más y más… Paréntesis:  Míos, solo míos. Tuyos, solo tuyos. Cierra paréntesis.

Hoy la brisa estaba algo fría, algo confusa para mi estilo, algo cortante para mis venas. Y el sol, el sol no intimidaba el mar como lo hacía antes. Aunque  a duras penas podía caminar recordándote, sentía tu nombre recorrer mi cuerpo. Paréntesis: Quiero caer. Cierra paréntesis.

Tal parece que la noche será un poco larga. No es que me importe, trato de tocar el techo de mi cama cuando pasa esto. Confieso que nunca he podido alcanzarlo. Pero me surge la duda…¿me piensas? Paréntesis: Cuando caiga, porque sin duda lo haré, sé que estarás allí. Cierra paréntesis.

Recuerdo el día que me despedí de todas esas cosas incómodas. De esas cosas que me amargaban la vida con solo mencionarlas. Era una lista extensa. Solo Dios pudo ayudarme.  Hola Dios, por cierto gracias. Paréntesis: Quand tu me prend dans tes bras, quand je regarde dans tes yeux, Je vois que Dieu existe
C’est pas dur croire. Cierra paréntesis.

Ahora me miras, directo a los ojos. ¿Y si te dijera que antes no podía mirarte a los ojos? Dices lo que pienso, se me eriza la piel. Vuelves y me miras, aguardas. Cuando caigas, yo también estaré aquí, esperándote. Paréntesis: Sonrío. Cierra paréntesis.

sonrisaSonrío entre paréntesis

Anuncios
Sin categoría

3 comentarios en “(sonrisa)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s