Sí, camino.

Sí, camino. Y sí, el cielo está rojo y cae.

Sí, despierto. Y no, ya no pretendo volver a dormir.

Era el crepúsculo que me hablaba de noche,

que no dejaba mis voces reír.

Parecen ciertas las sombras tenebrosas

esas que acribillan la mañana serpenteada de avispas

Parecen de una forma u otra

que llegaran a mí como tú lo hacías.

Y no, ya no pretendo volver a dormir

camino porque ya no hay noches inocentes

ahora las sábanas mienten, sofocan

camino aunque los pies duelen

porque el alma que duele está rota.

 

Anuncios
Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s