Reflexión ante situaciones

Dios nos da la dicha del razonamiento. Muchas veces es una maldición. Dios nos da la dicha del sentimiento. Muchas veces es otra maldición. Depende de nosotros tomar las decisiones de lo que realmente en el fondo es lo que valoramos y sentimos. La inseguridad no es más la consecuencia de la libertad. Y lo más grandioso es que puede llevarnos a construir lo que mañana seremos. Rendirnos ante una situación que requiere valentía, coraje y disposición es de humanos, solo así fracasamos y solo así podemos darnos cuenta de nuestros errores y tratar de enmendarlos. Para el corazón nunca es tarde, aunque el desgraciado se calla y solo nos responde con el silencio cuando más lo necesitamos. Imagino que es lo hermoso de ser humanos, poder combinar razón con corazón, mandar a callar la cabeza y tomar riesgos en la vida. O simplemente decirle al corazón a batazos que guarde silencio porque es momento de pensar. Pero yo, soy una romántica empedernida. Si la razón es lo que nos distingue de los animales, el corazón es lo que nos divide entre hombres y mujeres valerosos y hombres y mujeres ¿precavidos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s