Sombras

Te lo advertí. Esas sombras se iban a quedar entre nosotros. No siempre estarían detrás o delante, ahora están dentro de ti y de mí y nos entorpecen. Cuando caminamos por la calle, la luz de los faroles se apaga. ¿Acaso hemos creado cenizas que adormecen lo que somos, que ensucian lo que queremos, que mienten por nosotros? Es tan fácil sentirse herido y acongojado. Pero levantar la frente, no fruncir el ceño, abrir los ojos es una acción que nos cuesta la eternidad.  Ya veo que  las sombras si se apoderaron. Soplan esas cenizas a nuestro alrededor  y ni tú ni yo podemos descifrar si renace o no renace el misterio. Pasadas las horas donde nos rendimos, vuelven la culpa y la miseria. Se sientan a mi lado y tú solo observas como consumen lo poco que me queda. Ahora recuerdo que había guardado, cuando aún nos quedaba tiempo, una pedazo de luz para un día en penumbra…el problema: la salvé dentro de ti. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s