Dolor

Sin Título I.  16/11/06

Súbitos recuerdos llegan a mi mente, espía de mis sueños. La decepción incrédula, ahoga mis momentos de olvido. Lloviendo el vómito del pasado, fúnebre castigo de mis ansias.
Acorralada y sola, con el frío entre mis venas, me es indiferente el amor insensato, cruel destino. La cólera me distrae de emociones felices, bostezos de mi alma.
Juzgando al tiempo, fiel amigo de mis penas y glorias, he inundado mis lamentos, recuerdos y dudas de agua bendita. He saltado millares de preguntas, a las que el amor no puede responder. Mas yo, calmada esperanza de vivir, con la paciencia en mano derecha, he llegado a hurtar de la experiencia lo que el corazón ciego desea.
Si mis días colapsados en el tiempo no han llegado, que mi Dios quite del alma, arranque de la conciencia, la memoria del que mirando, ha asesinado, mutilado, acuchillado, la esperanza inconcebible de quererlo. Y ahora ruiseñor de mis lamentos, apenado por la muerte dolorosa de mis ilusiones, vuela alto, nunca duerme, hacia un mundo donde un árbol queda, donde el árbol hace sombra, a una niña que sentada espera.

Lectura comprensiva. 13/5/08

Nunca nadie me ha conocido, ni ha encontrado las barreras de mi alma, ni los bosquejos de mi imaginación. Nunca nadie ha descifrado mi sonrisa inútil ni mi cuerpo adolorido. Son las lunas de mi vida los recuerdos y como nubes que vienen y van son ellos. Nunca nadie ha sabido decir mi verdad infinita, trazos de colores desconocidos y mundos paralelos. Porque se asoman con la mitad del alma escondida detrás del sol y la luz potente me ciega; y así confundo el deseo y la razón. Nunca nadie ha intentado conocerme, los rasgos más ocultos, el más visible sentimiento, la forma en que ojos andan con el viento. Nadie sabe lo que en realidad prometo, o lo que espero, pues nunca nadie se ha detenido a leerme.

Sin Título II. 13/5/08

Pienso  y pensando solo habla en mi mente un suspiro suicida, de aquellos que analizan las roturas del corazón y los enigmas marchitos. Siento la vida cada vez más larga y el conocimiento no satisface. Pequeños momentos de película me hacen ver la vida desde el techo de un castillo. Personitas inconscientes y desapercibidas, yo laberinto de palabras inaudibles, de pensamientos extraños. Dedicaré mi vida a descubrir detalles obsoletos, metáforas de la naturaleza, a explorar mi mente y dirigir mis intenciones. Si algún día me encuentro en el mar monótono, convocaré las olas y ahogaré mis males. Mas es náufrago el sentirte a mi lado.

Una verdad. 23-12-05

Se cruzan en el cielo las miradas de los que añoran amar, y sufren como si clavaran cuchillos en sus sueños. Sangran para ver felices a los correspondidos, mientras seguimos aquí sin un motivo. Gotean ilusiones inconclusas, borbotean los corazones rotos de angustias, pero ellos siguen sin importar los gritos inmortales, luchan por crecer hiriendo a los mortales y susurran súbitos alientos de dolor. Acorralan la carne viva y sangrienta, devoran las miradas de pasión y disfrutan el hacer reír y llorar el coraje. Y aman a lo oscuro, lo eterno e infiel invirtiendo sus sentimientos en placer.

Cuando los que añoran amar, ocultos se encuentran, aprovechan el corazón impaciente y lo entregan a la muerte.


Fantasmas. 25/10/07

Los fantasmas escondidos tras las huellas de mi imaginación, descifran las razones. Y el dolor que guarda mi alma de bosque encantado se disipa con el aire nuevo. Uno de ellos descubre la impaciencia de una flor descolorida. Una imagen del camino al cielo hambriento y ansioso. Un calor inmenso con un sol cobarde que se disculpa y las precipitaciones oscuras de una soledad infinita. ¿Dónde han estado todo este tiempo de mi vida? Se escabullen en mi conciencia arruinada por planes vanos, y sacuden los temores y despolvan la ilusión. Son seres extraños los fantasmas de mi imaginación, con una sed inmensa de buenos momentos, consumen las bitácoras felices y dejan a un lado la amargura. Y de noche, de noche susurran un silencio indeseable, tan profundo como el mar y tan lleno de universo. Transitan el laberinto palpable de mi mente. El miedo a la verdad y al futuro los distrae. Son absurdos, irónicos al buscar recuerdos tristes en momentos de glorias y los hay.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s